Estimulación Acuática para bebés

La estimulación acuática para bebés en la Escuela S´ponja se inicia a partir de los 20 días después del nacimiento y comprende hasta los 5 años de edad, momento en el que el niñ@ está preparado para desarrollar la iniciación a la práctica de la natación.

En algunos casos trabajamos hasta los 6 años si el niñ@ tiene algún tipo de dificultad en el medio, fruto de alguna mala experiencia o situación en la que se ha sentido inseguro; y como consecuencia se manifiesta con una conducta de desagrado o fobia frente al medio acuático.

Nuestros objetivos dentro de la Escuela de Estimulación y Prenatación son:

    1. Introducir al bebè hacia la adaptación del medio acuático, propiciando actividades agradables en el agua con el fin de que el bebé establezca una relación entre el agua y la diversión, al mismo tiempo ir cumpliendo objetivos de estimulación temprana.                                                                                                                                                            
    2. Adquirir una mejor calidad de vida, fortaleciendo su organismo y sistema inmunológico.                                                                                                                             
    3. Compartir la experiencia en el agua con los padres, para fortalecer los lazos afectivos y brindar al bebe una seguridad importante para el establecimiento de futuras relaciones.                                                                                                                                  
    4. Estimular su conciencia de ubicación de tiempo y espacio al experimentar con su propio cuerpo.                                                                                                                                                                                                                                                                     
    5. Fortalecimiento del tono muscular debido a la resistencia acuática.                                               
    6. Relajación debido a la acción del agua.                                                                                     
    7. Mejora la coordinación.                                                                                                               
    8. Adquisición de autonomía, confianza y capacidad de respuesta.

 

A lo que hay que añadir…

Que en el medio acuático, los bebés están menos restringidos para moverse que fuera de ella, esto es así por la diferencia en las condiciones de gravedad del agua así como por su poca habilidad para sentarse o erguirse.

Al mismo tiempo, el simple contacto con el agua más el masaje que ésta proporciona a toda la piel del cuerpo del bebé, resulta un estímulo complementario para el aspecto sensorial.

Esto hace que el bebé tenga un sin fin de experiencias que enriquecen su desarrollo cognitivo y motor.

 

 En S`ponja nos gusta disfrutar del agua !!! 

Estimulacin a Estimulacin b Estimulacin c